Inauguración Tertulia

Inauguración Tertulia
Fiesta inauguración

30 marzo 2011

ENTREVISTA A JUAN MANUEL SÁNCHEZ GORDILLO, ALCALDE DE MARINALEDA

ENTREVISTA A JUAN MANUEL SÁNCHEZ GORDILLO, ALCALDE DE MARINALEDA

Marinaleda es un municipio sevillano de 3.000 habitantes con una tasa de paro del 0% y donde sus vecinos pagan 15 euros mensuales de hipoteca hasta alcanzar un coste total de ocho o nueve millones de pesetas (entre 48.000 y 54.000 euros) para una vivienda de nueva construcción. Juan Manuel Sánchez Gordillo es el alcalde del municipio y uno de los artífices de esta realidad que a día de hoy parece impensable.

¿Qué política de vivienda aplican en el municipio?
Consideramos que la vivienda tiene que ser un derecho y no un negocio. Es un bien que está reconocido por la Constitución como una necesidad humana, por lo tanto no puede ser objeto de especulación. Pensamos que hace falta un nuevo modelo económico que piense en el ser humano y en sus necesidades y no en los beneficios de una minoría. Hemos pasado de ser un pueblo de pleno paro a pleno empleo en el que todos los habitantes trabajan en cooperativas industriales o agrícolas ganando 47 euros al día por seis horas de jornada laboral.

¿Se ha mostrado mucha gente interesada en residir y trabajar en Marinaleda?

Sí, pero hay que entender que esto se ha levantado con mucho esfuerzo y mucho trabajo. 600.000 personas necesitan vivienda sólo en Andalucía, pero no podemos dar respuesta a todo el mundo, por eso hemos impuesto como requisito para acceder a una vivienda llevar dos años residiendo en Marinaleda, aunque sí tratamos de ofrecer trabajo a tantas personas como podemos.

¿Cuál es el coste medio de una vivienda de nueva construcción?
Entre unos ocho o nueve millones de pesetas. Hay que tener en cuenta que aquí el Ayuntamiento cede gratuitamente el suelo y ofrece los servicios de su arquitecto. Además, los materiales de construcción se consiguen mediante un acuerdo firmado con la Junta de Andalucía. A eso se suma el trabajo del auto-constructor, que será el propietario de la vivienda.

¿Y si la persona que quiere la vivienda no tiene conocimientos de construcción?

De peón sirve cualquiera. De todas formas, cuando alguien no puede dedicarse a la construcción de su vivienda puede delegar en un familiar o pagar a alguien para que lo haga en su lugar. Tratamos de adaptarnos a las necesidades de cada persona, parando la construcción en períodos de recogida de la aceituna, por ejemplo.

¿Es efectiva la actual Ley de Vivienda? 
No. Hace falta una nueva Ley de Suelo. Hay que partir de que la vivienda es un derecho con el que no se puede especular. Por lo tanto, la nueva Ley debería de contemplar que la primera vivienda fuera obligatoriamente de suelo público. De esta manera se abarataría el coste de las casas en un 120%. La Administración Pública tendría que comprometerse para que las personas insolventes pagaran un alquiler con opción a compra sin permitir la negociación.

¿Podría extrapolarse la gestión de Marinaleda al conjunto de España?

Por supuesto, siempre y cuando se aprobara una nueva Ley de Suelo que no contemplara la especulación, se apostara por el alquiler y se creara un banco público de financiación que gestionara y regulara la actividad financiera en España. La iniciativa privada tiene sentido para segundas viviendas, viviendas vacacionales, etc., pero no para la primera vivienda.

¿Cómo evolucionarán los precios de los pisos en 2011?

Tendrán que seguir bajando. Las empresas perderán dinero porque compraron el suelo sobrevalorado, pero es difícil que exista otra solución. Es mejor que rebajen un 30% el precio a que tengan un patrimonio muerto, como son ahora las viviendas.

¿Cuáles fueron los errores que nos llevaron a esta crisis del ladrillo?

El error fundamental es la concepción de la vivienda como un negocio especulativo en lugar de cómo un derecho. La empresa privada tiene que tener beneficios pero no tan elevados. Hay que cambiar de filosofía.

¿Se repetirán estos mismos errores en el futuro?

El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. En lugar de darle tanto dinero a los bancos, que son los que han provocado la especulación, habría que intervenir y regular el mercado financiero. De lo contrario, dentro de 5 o 7 años volveremos otra vez a la misma situación.

1 comentario:

jose maria martin zapatero dijo...

...Y los sueños sueños son.
Ahora despierta el Alcalde, y tras un largo bostezo, Salta de su jergón, y pide al Pancetas, su gordinflas escudero, el desayuno.
Sin tardar, el Pancetas atendido al señor, que se zampa con notable fruición, una migas de pastor, dos y pinga,jamón de bellota y queso de flor, un buen chorreón de tintorro, después de apretar la bota con saña,sin que se le caiga ni una sola gota, detrás un cafelito del Brasil,una copita de cazalla y un Coiba de los de Fidel,lo capa y clavándole una astillita de sándalo, lo enciende,le pega dos chupetones, saborea la chupada, lo hace girar entre su dedos lo huele, se mesa la barba y sin lavarse la cara, sale a la calle, cegándole los rayos del sol que le impactan en la cara,obligándole a cerrar unos ojos negros y "chiquinillos" que trata de escrutar el horizonte, no ve nada, se golpea la panza repetidas veces como si de un tambor se tratara,y exclama dirigiéndose a su escudero, ¡Que "jartá" se ha pegao el pueblo,carajo, comen como los ricos!, y de esta guisa, sale de su casa, dirigiéndose a la plaza, saludando a sus vecinos, ¡Adios Manué y la compaña!, ¡Vacaya Vd., con Dios Alcarde!, ¡Juanita, ¿que sabes de tu nieto?; Lo mismo arcarde, lo mismo;¡Jenaro!, ¿ya pario la cochina?, "si Arcarde, hace un rato";pues no te olvides de las primicias, que ya sabes como las gasto,que cuando se olvidan de mi, paso yo "mu" malos ratos.
Y así llega a la plaza, a la que le da varias vueltas, como si de un torero se tratara, pero no ve pañuelos blancos, ni tampoco escucha aplausos, que tiene a tos los vecinos "engañaos" con tanto cuento, sin que vean un solo cuarto.
Y dirigiéndose al Panceta, le dice; Vamos "pal" casino un rato, que mientras leo la prensa, tu me limpias los zapatos.
Moraleja, los pringaos de ayer, son los señoritos de hoy.Lo único que no cambia es el pueblo, siempre esta algo mejor, pero "na" mas que una mijita para que no "vaigan" peor.